Reseña #76: Donde sueñan las libélulas — Celia Añó

¡Hola!

Hoy os traigo a una artistaza de pies a cabeza. ¿Queréis descubrir quién es?

Let's go!





Titulo: Donde sueñan las libélulas
Colección: Las crónicas del teatro
Autora: Celia Añó
Género: Historia corta, fantasía
Editorial: Autopublicado, Lektu
Fecha de publicación: 2017
Número de páginas: 39
Precio: Pago social.

Los Seraph son una familia antiquísima que por tener tienen hasta castillo en ruinas, un concurrido cementerio familiar y una maldición que ha ido acabando con todos ellos a lo largo de los siglos. Velvet, la última descendiente viva, está decidida a acabar con la maldición. Sin embargo, como consecuencia de sus pesquisas está a punto de convertirse en la primera en morir por causas naturales.



La historia nos presenta a la familia Seraph, de la cual sólo queda una heredera viva, y a Cimopolia, su guardiana. Sin embargo también conocemos a los muertos, en su forma de fantasma. Todos murieron a causa de una maldición que Velvet, la única superviviente, quiere deshacer.

Este libro lo leí en el barco, de vuelta de mis vacaciones de Canarias. Estaba super mareada y necesitaba algo con lo que distraerme, por lo que busqué el libro más cortito de mi libro electrónico, para que me diera tiempo a terminarlo, y me topé con este.

Hay incluido a lo largo del libro ilustraciones de la propia autora, lo cual me pareció muchísimo más asombroso. Desde la portada a la historia, todo es parte de la autora. Todo producido por ella misma, lo cual es absolutamente maravilloso. Pues puedes apreciar todo lo que ella puede ofrecerte, cómo es el personaje de Cimopolia tal y como ella lo ha imaginado. Las ilustraciones que hay dentro del libro también son magníficas. Yo como escritora y amante del dibujo, aprecio muchísimo el trabajo que hay detrás de esta obra.

La historia, separándola de las ilustraciones, también es bastante buena. Es como uno de esos cuentos que te relataban antes de irte a la cama, y con el que soñabas como si tu fueras la protagonista... Aunque en este caso, está plagado de fantasmas, maldiciones y libélulas.

En resumen, es un libro hecho totalmente por la autora, desde las ilustraciones a la historia. Es entretenido y cortito, ideal para ratitos con mantita y chocolate caliente, o bien, tomando el sol en la playa. Y otra de sus ventajas... Es que está con pago social.






Mireia Oliver García

21 años. Escritora. Una pequeña rata de biblioteca perdida entre paginas numeradas y palabras encantadas. Amante de la cultura asiática. Bailarina de K-pop.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por leer hasta el final!

Me encantaría que me dieses tu opinión sobre la entrada. Por supuesto, no es obligatorio, pero me ayuda a conoceros más.

¡Recuerda hacerlo siempre desde el respeto!